ME CASÉ EMBARAZADA

 

Tengo dos hijas de 13 y 11 años. Mi matrimonio va bien, me siento querida y quiero mucho a mi marido. Me gustaría preguntarle una cosa porque a medida que avanza el tiempo me preocupa cada vez más. Me casé embarazada de mi hija mayor y no sé cómo decírselo. No sé si es el momento, y si realmente debo hacerlo. ¿Cree que con la edad que tiene ya puede venirle bien saberlo o espero a que sea un poco más mayor? Las estamos educando cristianamente. ¿Qué me puede decir?

Yo sin conocer a la niña no le puedo dar una orientación. Creo que es mucho mejor que le aconseje alguien en quien usted confíe y sea una persona de criterio. En estos casos lo que suele pasar es que si los padres no tienen formación y no están educando a sus hijos en valores, cuando estos se enteran lo superan, porque en realidad no hay mucho que superar. Forma parte del estilo de vida en el que se le está educando. En caso de que se les de una educación en valores la decepción es mayor, incluso hay casos en que manifiestan claramente que les gustaría no haberse enterado. Hay que saber que la niña va a recibir un impacto y también habría que saber qué se le debe de decir para amortiguar su efecto. Por eso le digo que, sin conocer a la niña, lo prudente es no opinar. Con la edad que tiene hay margen todavía.

Conozco el caso de un matrimonio que les pasó lo mismo que a ustedes. Con el paso del tiempo se dieron cuenta que lo que habían hecho no era lo correcto. Así se lo explicaron a su hijo. Yo creo que ha sido entendido, pero con cierto desencanto.

Conozco otro caso que han decidido no decir nada. Si se lo preguntan dirán la verdad, pero han decidido no decirlo. Dicen que forma parte de la intimidad del matrimonio.

Yo creo que hay que saber antes el efecto que va a causar. Si no se está seguro, mejor no decir nada.

Hay que estar razonablemente seguros de que la explicación que uno va a dar dejará a los hijos con paz. Eso no quiere decir que engañemos. En educación el engaño no vale, pero hay muchas formas de plantear las cosas y muchos matices que hay que aprovechar por el bien de nuestros hijos.

comments