TENER MÁS HIJOS

 

Tengo una hija que, con motivo de la muerte de un familiar cercano, se ha quedado muy impresionada. He tenido varias conversaciones con ella y le he dicho todo lo que yo creía que podía ayudarla. No termina de superarlo. ¿Qué me recomienda que le diga?

Como usted sabrá el tema que me plantea no tiene fácil solución, y menos una que deje satisfecha a todas las partes. Me refiero satisfecha, como es lógico, sin hacer un esfuerzo. Sin renunciar a algo.

Voy a empezar por su hijo. Su marido le dice que no es bueno para el niño. Yo creo que es verdad, los hermanos educan mucho y socializan mucho. Estamos en una sociedad en la cual mucha gente esta sin socializar y eso le ocurre en algunos casos porque no han tenido hermanos, o estos se han llevado muchos años. Piense que si unos hermanos se llevan mucha edad, llega un momento en que no los une casi nada, comparten muy poco, son como  hijos únicos. Hay veces que le preguntas a un matrimonio que cuántos hijos tiene y te responden que tres, por ejemplo. Cuando te dicen la edad, te das cuenta de que no es que tengan tres hijos, es que tienen tres hijos “únicos”. La diferencia de edad es tan grande que no hay casi relación entre ellos, ni intereses comunes. ¡No se pueden ni pelear! Porque en realidad, son tres hijos únicos. Sería bueno que pensara en ello, por el bien de su hijo.

Otro tema que me gustaría comentar, es que, como ya se ha dicho en otro apartado, un niño es un don para una pareja. Cuando se empiezan a programar los hijos, en realidad lo que se hace es que, sin darnos cuenta, los vamos cosificando. Tratando como si fueran cosas. Se van haciendo un objeto de consumo más. Y al final se termina cambiando un hijo por una casa o por una posición en un trabajo. Todo esto es una cuestión de prioridades y estas en, muchos casos, son un reflejo de nuestra escala de valores. No nos engañemos. Preferimos nuestra posición presente y futura, que eso es lo que significa jugarse la carrera profesional, al niño.  Al menos, eso es lo que entiendo de sus palabras.

Por último, sería bueno que hablase con su marido. Tenga en cuenta que la sexualidad vivida con la programación que usted expresa, puede terminar rompiendo una pareja. Estamos tocando lo íntimo de la persona,  cosificar lo íntimo, es cosificar a la persona. No hablo ahora del niño. Quiero decir que se puede utilizar como cosa al otro. Una persona no aguanta de por vida ser tratada como cosa. Aunque crea que no es así. 

Lo que me ha contado es frecuente, pero no por ello deja de ser muy serio. Está rompiendo la felicidad de muchas parejas. Y vaciando muchas vidas. Hay que pensarlo, ya sé que es una injusticia, que una mujer no tendría por qué jugarse su carrera por ser madre. Quizás en el futuro se solucione, pero a muy corto plazo, estamos en esos términos, no tiene solución. Por tanto, piense y decida. Es una cuestión de prioridades.

comments