COMPRAR ROPA A LOS HIJOS

 

Tengo 3 hijos, dos chicos y una chica, y tengo un problema a la hora de comprarles ropa. Por una parte se niegan a heredar de los hermanos y por otra me supone un gran esfuerzo económico comprarle cosas de marcas buenas. El menor de ellos tiene 12 años y yo creo que no son años para ser tan exigentes.

Mi marido y yo vestimos bien, pero tenemos otras edades. ¿Cómo podría convencerlos de que deben gastar menos en ropa?

En relación a lo que usted me dice es claro que la forma más eficaz, y quizás la única, es mediante el lenguaje de los hechos. Es decir, con la conducta del educador. No sé exactamente lo que usted quiere decirme con que ustedes, su marido y usted, visten bien, pero tienen otra edad. Si por vestir bien se entiende que miran mucho las marcas y “lo último” en la moda, será muy difícil que ellos entiendan que tienen que vivir la sobriedad.

Porque en realidad, lo que usted me está diciendo es que le gustaría que sus hijos viviesen la sobriedad. Le gustaría que fuesen sobrios. Que  no fuesen caprichosos. Como le digo, la única forma es que sus hijos vean que ustedes se exigen, que no son caprichosos, que en muchas ocasiones, por no decir siempre, se privan de lo que es superfluo. Y cuando alguna vez falta lo necesario, no se quejan. ¿De qué otra forma podría usted convencer a sus hijos de que es bueno vivir sobriamente? 

Tengamos en cuenta, que la educación en hábitos positivos, que eso son las virtudes, es una tarea de fondo. De mostrar a los hijos con nuestras vidas, que merece la pena vivir de esa forma. Si no es así, todo lo que les diga, quedará en una teoría  que, al final, no valdrá para nada. ¿Por qué cree que hay tanta gente que ha renunciado a educar? Porque para hacerlo hay que ir por delante. O sea, poner esfuerzo.

Muchas personas no educan porque no ven un resultado a corto plazo, y creen que no vale para nada, que la sociedad y el ambiente pueden con todo. Es un error y una desesperanza. Mi experiencia me dice que a la persona que se le educa, en estos tiempos también, es una persona educada y a la que no se le educa, es una persona no educada.

Así de claro.

Fotografía: family time via photopin(license)

comments