NO ACEPTAN LA DOCTRINA SOBRE SEXUALIDAD

 

Tengo un hijo y una hija que se van a casar, yo creo que pronto, pues llevan saliendo bastante tiempo. Cuando les digo que tengan cuidado y que sean delicados en el tema de la sexualidad, me dicen que ellos no aceptan la sexualidad de la Iglesia. Yo me quedo callada, no sé qué decirles. Me da mucha pena, porque yo sé que eso afecta mucho al matrimonio posterior. Me lo dicen con tanta fuerza y convicción que creo que es probable que no estén llevando un buen noviazgo. El caso es que son cristianos. ¿Usted cree que les debo decir algo? ¿Cómo se lo planteo?

No se debe preocupar, ya se lo está diciendo. Tenga en cuenta que cuando una persona no quiere convencerse de una cosa, o no quiere aceptar algo, es imposible hacerla razonar. Ya llegará el momento, y entonces habrá que decirle que la Iglesia es la depositaria de la Doctrina de Jesucristo. Sería bueno que entendiese que la Doctrina del Señor es un todo. Un pack, como ahora se dice. Es decir, que no se puede aceptar la caridad y el honrar a Dios y, en cambio, no aceptar la sexualidad. La Iglesia no es un supermercado donde uno coja  lo que le interesa y desecha lo demás. Estamos en una época donde el hombre cree que puede construir la verdad en su cabeza, de acuerdo con sus sentimientos. La verdad está fuera de uno, lo que hay que hacer es adecuar la mente y el obrar a esa verdad. No hacerlo así, es un error que está haciendo que muchas vidas estén llenas de vacío. La verdad es exterior al ser humano y este lo que tiene que hacer es dedicar su vida a buscarla y vivirla. Independientemente de lo que le cueste. El sentido de la vida de todo hombre pasa por la búsqueda de la verdad y el vivir de acuerdo a ella. Buscarse una verdad al gusto de uno no forma parte de la búsqueda del hombre. Eso más bien significa, adecuar esta a su comodidad. 

Se podría decir que lo que me cuenta es una manifestación más de este pensamiento débil, que está haciendo perder el rumbo a tantas personas de nuestra época.

  

comments