POR QUÉ NO A LAS RELACIONES SEXUALES SIN HABLAR DE RELIGIÓN

Mi hija lleva un cierto tiempo diciéndome que le de razones de por qué es malo tener relaciones con su novio antes de casarse, pero que no le diga motivos religiosos. 

Yo le voy a contar lo que yo he presenciado en algunos casos, bastantes, en los que eso ha ocurrido.

Antes que nada quisiera decirle que a quién no quiere convencerse no hay que intentar convencerlo, no se va a conseguir nada. Hay gente que para las cosas que más afectan a su felicidad, no admiten ningún razonamiento, ni ninguna consideración. No quieren escuchar.

Desde mi punto de vista, cuando se tienen relaciones sexuales antes de casarse, lo que ocurre es que esa relación de igualdad que era un noviazgo, desaparece. La mujer empieza a sentirse menos libre, está mucho más temerosa. El sexo le ha enganchado afectivamente más que al hombre. Es incapaz, en muchos casos, de dejar al chico si ve que no le conviene. Eso lo nota el chico y, desde ese momento, quien empieza a mandar en la relación es él. Al chico, por otra parte, no le afecta de ese modo. El si las cosas no marchan como espera, dejará a la chica. Esa relación ya no es entre iguales, una persona es libre y otra que no lo es.

También podemos decir que la infidelidad puede estar más cercana. La sexualidad, en estos casos, sigue la ley de los rendimientos decrecientes. Ley que, a la edad en que se suelen tener los noviazgos, actúa con muchísima intensidad. Cada vez emociona menos con la misma persona. Empieza a pensarse que seria más emocionante con otras. El sexo en el hombre tiene un cierto componente obsesivo -según decía Víctor Frankl-  y eso puede hacer que la relación, al menos por la parte masculina, se focalice en el sexo. Cuando esto ocurre, lo que le sucede al ser humano es que le impide querer. Una relación centrada en el sexo impide quererse.

Si es de las personas que creen que esto que estoy diciendo no es así, que le diga a su novio que van a dejar de tener relaciones. Así sabrá si el chico le tiene el cariño suficiente para aceptar ese requerimiento, sin que la relación sufra. En la reacción del chico puede comprobar muchas cosas acerca del amor que le tiene. Muchísimas chicas son incapaces de decir esto, tienen miedo a ser dejadas. ¿Entonces? Como se ve, falta libertad en el noviazgo.

Por otra parte, si tiene libertad y lo dice, en algunos casos puede empezar a haber chantaje. Le puede decir que si no quieres tener relaciones, es que ya no me quieres como antes y cosas por el estilo. Cosa que es mentira, porque la chica lo que va buscando -al decir a su novio que quiere dejar de tener relaciones- es saber si es querida solo por su cuerpo o, por el contrario, lo es como persona.

Aunque parezca muy fuerte, es tal la perdida de libertad que se experimenta cuando se han tenido relaciones que, en muchos casos, se puede decir que pasa a ser de novia a amante. En el momento que pida que se acabe el sexo, la relación se termina.

En los únicos casos que he visto que no ha ocurrido lo que le cuento, es cuando ha habido un compromiso por parte de los dos para vivir la segunda virginidad o cuando ha habido una conversión de tipo religioso, pero me ha dicho que no le diga nada de eso. 

De todas formas permítame que le diga algo por si le sirve a su hija: lo que separa de Dios, nunca une a los hombres. Aunque a corto plazo lo parezca.

Foto vía: dCast's vía photopin cc

comments