MI HIJA SE VA A VIVIR CON EL NOVIO

Tengo una hija que dice que se va a vivir con su novio. Tiene 24 años y me ha dado el mayor disgusto de mi vida. Le digo que no lo haga que va a ser una desgraciada, que eso es romper una pareja antes de empezar. No me hace caso. A mi se me han terminado los argumentos y no se que decirle. Mi marido dice que así es la vida. Yo creo que lo que va a hacer es fracasar siendo tan joven. 

Se comenta con frecuencia y sale en los medios de forma habitual acerca de parejas que se van a vivir juntas. Dicen que lo hacen para comprobar que se quieren, para ver si son compatibles, o porque ellas no necesitan papeles para confirmar su amor.

En realidad, es un contrasentido en la mayoría de las ocasiones, porque si se hace con la intención de probar que se quieren o que son compatibles, seria algo así como decir: Mira no se exactamente si te quiero, estoy inseguro, y  para comprobarlo nos vamos a vivir juntos y veremos que pasa.

Desde mi punto de vista, eso no es tratar bien a la otra persona, porque si se esta inseguro de quererse, como se le va a pedir el vivir juntos y darse del todo.

Además, en muchos casos, se pone al otro en un apuro. Este aspecto quizás se comente poco. Incluso no se quiere aceptar que es así. Pero la realidad es que muchas veces no saben que hacer, temen perder al otro, dar un disgusto a la familia. En el fondo se tiene sensación de chantaje emocional. Sensación que es muy probable que no se quiera aceptar.

Todo esto, pasa por la cabeza de muchas personas, sobre todo mujeres, ante de irse a vivir juntos.

A pesar de la oposición de los padres, como es su caso. Desgraciadamente en muchos casos la opinión de los padres cuenta muy poco en estos asuntos. No quieren ni escucharla. Así, con una seguridad ficticia, se van a vivir juntos.

Otras veces, como hemos comentado más arriba, lo que se quiere probar es si se es compatible en la convivencia. Otro contrasentido. Si son dos personas sanas, al llegar a la situación de plantearse el vivir juntos, ya lo tienen que saber. Se podría decir, que casi todos los caracteres son compatibles, y por el mismo motivo, se podría decir lo contrario. Depende de los valores que aporte cada uno a la convivencia

Por otra parte, cuando uno prueba, sin ningún compromiso, lo normal es que se llegue a la conclusión de que no. ¿Por qué? La convivencia no es fácil. Si uno busca motivos para dejar la relación, los encontrará. Seguro.

Las personas nos engañamos con frecuencia, queremos el compromiso, pero sin comprometernos. Sin que ese compromiso, en algunas ocasiones, se haga un poco cuesta arriba. Sin ejercitar nuestra libertad para vencer, en alguna ocasión, los sentimientos cuando estos quieran esclavizarnos. Cosa, que en toda relación amorosa, ocurrirá antes o después. Eso no es compromiso, eso es jugar con el otro.

Todo compromiso, que se adquiere sin comprometerse, al final es una excusa que uno se da a si mismo, para hacer lo que le apetece. Lo cual, en la mayoría de los casos, no tiene nada que ver con lo que le conviene, ni con el amor. 

De hecho, la mayoría de las parejas que se van a vivir juntos, terminan no casándose. De los que se casan, muchos de ellos, antes de los cinco años, se separan.

La estadística dice que una de las tres causas, por las que se puede predecir un divorcio con muchas probabilidades de no equivocarse, es entre personas que han vivido juntas. Las otras dos son: ser hijos de padres divorciados y haber abortado.

Y es que en esta vida todo deja huella. Por otra parte, hemos de considerar, que si  muchas de esas parejas que se han ido a vivir juntos se hubieran casado, quizás pasado un tiempo, es probable que hubieran sido felices y no se hubieran separado. ¿Razones? No se puede vivir como si uno estuviera comprometido, no estándolo en realidad. No es lo mismo. Cuantos más compromisos adquiere una persona, más medios pone para que no se rompan. Todo lo que es inseguridad el ser humano lo desecha. Estar a prueba es una situación difícil. Se desecha. No solo en el terreno emocional sino en todo aquello que de verdad importa. Piense en el terreno laboral… 

El ser humano está “hecho” así. Dígaselo a su hija.

Foto vía: eva.pébar vía photopin cc

comments