NO SÉ DE QUE HABLAR CON MI NOVIO

Yo le digo a mi novio que deberíamos hablar de temas interesantes porque sino no será fácil hacerlo cuando nos casemos y la vida se complique. Pero la verdad es que no lo hacemos. Me podría dar su opinión al respecto.

Una vez me contaba el Director de Recursos Humanos de una empresa que cuando le proponían una persona para un ascenso, antes de dar el visto bueno, siempre preguntaba acerca de cómo estaba desarrollando el interesado el trabajo que tenía en ese momento. Si le decían que no muy bien, él contestaba: Si lo que hace ahora no lo hace bien, ¿Por qué pensáis que cuando se le ascienda lo va a hacer mejor?

Esto viene a cuento, porque muchos novios cuando están ya próximos a casarse, me manifiestan su preocupación por lo superficial que son las relaciones actualmente, con el deseo de que su relación mejore de calidad.

Yo les digo que se hagan preguntas parecidas a las que siguen: ¿De qué hablamos? ¿Son nuestras conversaciones, con relativa frecuencia, de una cierta altura? ¿Cuáles son nuestros intereses?

Al final, la educación de una persona está en función de lo que esa persona ha visto vivir, de los intereses de sus padres. No de los intereses que a los padres les hubiera gustado tener, sino de los que de verdad han tenido.

Para decirlo de una manera mas profunda, la educación de una persona tiene bastante que ver con la verdad vivida. Para vivirla, hace falta interesarse por ella. No olvidemos que de todo lo que interesa se termina hablando.

Eso no quiere decir que estemos todo el día haciendo filosofía, sino que las preguntas importantes de la vida hay que hablarlas y comentarlas. Así, de una manera natural, cuando se casen, estarán educando a los hijos. Además, por supuesto, de ayudarse uno al otro. De forma que, cuando uno flaquee en sus creencias, ahí estará el otro para echar una mano.

Por tanto, es bueno hablar mucho y, de cuando en cuando, con una cierta profundidad.

comments