EL CHICO ES MUY VAGO

Mi hija, 21 años, tiene novio desde hace dos. Está muy ilusionada con él, pero a mi mujer y a mi no nos gusta, es un buen chico, pero muy vago. Teniendo la misma edad que ella, le queda la selectividad y mi hija va a empezar tercero de carrera. Yo algunas veces le he dicho que no veo que eso vaya a cuajar, pero ella se lo toma como una desconfianza. Yo puedo romper el noviazgo de mi hija, tengo mucha influencia sobre ella. No sé que hacer. ¿Qué me aconseja?

Si dice que es un buen chico, yo no lo rompería. Lo que se puede hacer es hablar más a fondo con su hija. Tocando algunos temas que usted llevará preparados de antemano. Así le hará pensar.

Quizás una de las cosas de las que puede hablar con su hija puede ser acerca de la diferencia de formación específica que puede haber entre ellos. Ya sabe que una diferencia de cultura grande en una pareja, en principio, no es algo que tienda a unir. Además, se quiera o no se quiera, el machismo sigue imperando mucho. Hay muchos hombres que llevan muy mal, es causa de problemas en la pareja,  que su mujer tenga más preparación profesional que ellos. Les entra una especie de complejo de inferioridad que supone muchos problemas a la larga.

Otro de los temas a tratar es la perspectiva de futuro que ella tiene. De que van a vivir en el futuro. Puede parecer pronto pero eso puede ayudar a saber por donde va el muchacho. Cuáles son sus intenciones...

Si el chico tiene 21 años,  no ha terminado  la selectividad, y me dice que es un vago, es bastante probable que no acabe una carrera. Ella tendrá que saber en lo que quiere trabajar. Eso nos puede dar alguna pista de la madurez que tiene. Además se podría  ver hasta donde llega el sentido de responsabilidad del chico.

Si usted me dice que es un buen chico, tiene que saber que ser un buen chico y ser un vago son dos cosas contradictorias. Me explico. Una persona que tiene valores, uno  de los primeros que tiene que vivir es la laboriosidad. Trabajar mucho y bien, sabiendo el lugar que ocupa el trabajo en su vida. Si este valor no está firme, es muy probable que los demás estén cogidos con alfileres. Ser trabajador indica que una persona, un joven, se está exigiendo a si mismo.

Si esto no ocurre, es muy difícil que  haya otros valores sólidos, todo valor exige esfuerzo personal.

Actualmente, todo esto que le digo está ocurriendo con cierta frecuencia. Chicos que están siendo educados en valores, pero sin exigencia.

Al final, al menos en edades tempranas, todo se lo lleva la corriente.

La maduración de la persona humana viene por el esfuerzo, sin el cual es imposible ser una persona con cuajo.

Hable con su hija, sin nervios, sin aspavientos, con serenidad, hágale recapacitar. Que piense y hable con su novio. A lo mejor no hay que dejarlo, y mucho menos provocarlo usted, pero lo que se puede hacer es ayudarle a cambiar de conducta.

Si esto no ocurriese, si seria conveniente que su hija pensase en romper esa relación. No olvide que lo único seguro de un noviazgo es que se puede romper. Hay veces que parece que cuesta más dejar un noviazgo, que romper un matrimonio.

Foto vía: Brandon Christopher Warren vía photopin cc

comments