SOLO ESTUDIA DELANTE DEL ORDENADOR

Tengo un hijo con 17 años que no estudia, o mejor dicho, solo estudia delante del ordenador. Es incapaz de estar delante del libro una hora seguida. Yo creo que mientras no trabaje, no va a madurar como persona. Se lo digo y él lo acepta porque es, como le he dicho, un chico muy bueno. Luego a la hora de la verdad, todos esos buenos propósitos que tiene se van difuminando. De esa manera va pasando la vida. Perdiendo mucho el tiempo.

Lo que usted me cuenta no es tan infrecuente como usted se piensa. Hay varios factores que hacen que esto pueda ser así. Uno de ello por falta de atención del chico. Puede tener una deficiente capacidad de atención y necesita mejorarla. Con motivo de los ordenadores, las Play y demás aparatos con pantalla, efectivamente, hay mucha gente que no sabe hacer nada si no es con una pantalla delante. Yo no soy medico, ni psicólogo, pero si se que la capacidad de atención puede mejorarse. En el momento que al chico le cueste menos estar delante de un libro, sin necesidad de que haya una pantalla delante, seguro de que mejorará en el estudio, sencillamente porque verá que su esfuerzo es más útil.

También puede ser, que no haya encontrado o descubierto todavía la importancia del trabajo. Hay que esperar, tener paciencia. No hay inyecciones de madurez. Las cosas las descubrimos las personas cuando las descubrimos. Nunca cuando a nuestros padres les parece que tenemos que descubrirlas. Es más, hay veces, que descubrimos nosotros a nuestra edad ya adulta algo que nos parece muy importante, y enseguida queremos que lo descubra toda la familia. Esperar, y que se sienta querido. Exigir lo que vemos que puede dar en cada momento. Lo que no pueda dar, no hay que pedirlo. Pero hasta donde pueda, hay que pedirlo sin dudar.

Yo comprendo que lo que le he dicho no es, ni mucho menos, fácil de vivirlo. Hay que poner toda la imaginación, la fortaleza y el dominio de uno mismo para llevarlo a cabo. Decir todo lo que entienda, sin dejarse nada. Decir más de lo que uno debe o de lo que el chico es capaz de entender, lo único que hace es desanimarlo y, en ocasiones, puede uno llegar a hacerle mas daño que si no se le dijera nada. Ah y quisiera recordarle que sería bueno limitarle el ordenador. En primer lugar para que tuviera más dominio de si mismo y en segundo por una cuestión de eficacia. A más internet, peores notas. Es el resultado de un estudio reciente que ha aparecido en la prensa.

Foto vía: fd vía photopin cc

comments