UN MES EN LA PLAYA VS SEXUALIDAD MASCULINA

Tengo tres hijos de 15, 13 y 10 años. Todos varones. Estamos pensando en el lugar del veraneo. Todos los años vamos a un pueblo del interior. Este año me gustaría ir a la playa, pero mi marido se opone. Me dice que mientras los niños estén en estas edades es mejor no ir a la playa. Que yo no entiendo a los chicos en el aspecto sexual y que puede ser perjudicial para ellos. A mi me parece una exageración. Yo creo que son buenos chicos y por estar un mes en la playa no les va a pasar nada. Claro a mi no me gustaría perjudicar a mis hijos, pero desde que me ha dicho eso me parece que voy a ir con complejo de culpa. ¿Usted que piensa, es tan importante como mi marido dice?  

La pregunta que me hace es una pregunta bastante interesante, que mucha gente no se hace y yo creo que es muy bueno que se tuviera en cuenta a la hora de elegir el lugar de veraneo. Yo, como puede comprender, no puedo entrar en el tema porque no tengo demasiados datos. Lo que si puedo decirle es que como dice su marido, estar un mes en la playa a chicos de esa edad, le puede resultar perjudicial. ¿Por qué?

La sexualidad del hombre es distinta de la de la mujer, el hombre se excita con la vista, es una excitación involuntaria, pero real. Es como cuando a una persona se le ponen una luz en los ojos, se le dilata la pupila. No es voluntario, simplemente ocurre. Pues lo mismo pasa con las excitación masculina. Ocurre, no se trata de que sean buenos chicos o malos. Simplemente ocurre. Luego, lo que viene después, el consentir en esa excitación o no ya es una cosa voluntaria. Como usted puede entender en una playa va a someter a sus hijos a una cantidad de excitaciones en un veraneo, que si se le pueden evitar, seria mucho mejor, porque llevan consigo una lucha extra  personal  y es mejor no poner a las personas en esa tesitura. Además, el exceso de imágenes  le pueden provocan deseos sexuales. Lo cuales pueden conducir a un desasosiego interior, que a ciertas edades, termina descentrando a los chicos. ¡Cuantos padres después de un esfuerzo grande durante el curso, procurando que los hijos mejoren y maduren, lo tiran todo por tierra por quince días en la playa!

Muchas veces somos capaces de dar la vida por los hijos, pero no damos un veraneo, o un programa de TV o incluso una revista que no les conviene. No hacemos eso, lógicamente, por maldad, sino por simpleza, o por desconocimiento, pero lo hacemos. He hablado muchas veces con madres sobre este asunto y comprendo perfectamente que a las mujeres les resulte difícil entenderlo en su totalidad, porque para ello tendrían que ser hombres. Pero yo les diría que,  en este caso, escuche a su marido que no va descaminado. A los chicos se les quitan una serie de problemas, y a su marido también. Con menor intensidad, pero también. Eso, sin contar con las faltas morales que se dejan de cometer. Porque lo que no se debe de hacer, es poner a un hijo en el peligro constante de ofender a  Dios. Se que suena duro, pero es así.

Foto vía: Gonzak vía photopin cc

comments