VIAJE FIN DE CURSO

Mi hijo lleva diciéndome que le deje ir al viaje fin de curso desde hace bastante tiempo, casi desde que empezó el curso, yo no quiero, pero él insiste  una y otra vez. No me gusta con quien va a ir y no me fío de lo que va a hacer. Pero yo ya no se como decírselo, me he quedado sin argumentos. Por otra parte, me pregunto si es tan malo que vaya. ¿Usted que me recomienda?  

Si usted piensa o tiene serias dudas de que el viaje del que me habla le va a hacer daño a su hijo, lo que tiene que hacer es decirle que no vaya, ¿Qué como se lo dice? Con delicadeza y con firmeza: mira no me parece bien que vayas, por tanto, no vas a ir. Hijo, no es que no me fíe de ti, lo que pasa es que no me fío de tus fuerzas, porque tampoco me fío de las mías. 

En estos viajes parece que hay que hacer cosas distintas, pero siempre tendiendo hacia lo negativo y no me gusta que vayas.

Puede ser una manera. No se trata de que su hijo la entienda. Basta que vea que usted tiene razones. Usted tiene su responsabilidad, y es bueno que su hijo vea que no cede por falta de fortaleza. Muchas veces hay padres que dejan que los hijos manden en su educación. Esta- la educación- se convierte en decirles cosas a los hijos, siempre y cuando no les vayan a enfadar. Si uno educa de verdad, habrá muchas veces que lo que diga a sus hijos no les guste. Es lógico. Ante lo que no gusta, algunas veces, las personas nos enfadamos. Pero educar requiere actuar de esa manera. Quererlos y exigirles. Si no quiere enfadar nunca a su hijo, entonces no eduque. Es lo que están haciendo muchos padres, que no educan, solo se quejan. Como consecuencia, en casa mandan los hijos. El resultado es que luego estos no serán felices. No olvide que una persona no educada, está abocada al desamor. ¡No le han enseñado a querer! Pero tampoco olvide, que para educar y enseñar a querer, hay que exigir. Lo cual, muchas veces, es decirles lo contrario de lo que les gustaría que le dijesen.  

Foto vía: jcmejia_acera vía photopin cc

comments