TIENE 24 PARECE QUE TIENE 15

Tengo un hijo de 24 años que parece que tiene quince. Es un chaval muy poco responsable, estudia a rachas y parece que lo único que le interesa es divertirse. Lo que no divierte, y no digamos lo que cuesta esfuerzo, no entra en su vocabulario, ni en su vida. Yo estoy muy preocupada, pero no sé que hacer. 

Mientras el hombre está vivo siempre se pueden hacer cosas. No hay que darse por vencido nunca

Estas madres que con un hijo de 15 años dicen que no pueden hacer nada, si quiere que le diga la verdad, me dan mucha pena. ¿Como no se va a poder hacer nada con un hijo de 15 años? Sin embargo, hay muchos padres que piensan eso y, como creen que es así, actúan en consecuencia, y no hacen nada.

Ya sé que su hijo tiene 24, pero algo se podrá hacer. En primer lugar, tender puentes con él, preocuparnos por sus asuntos, por sus intereses, sin agobios. Cuando madure y la vida le apriete- que le apretará- nos tendrá ahí. Es un problema de madurez, de los que actualmente hay muchos. Algunas veces los padres se desesperan bastante. Les gustaría decir: ¿tú no estas viendo lo que yo veo en relación a tu vida? ¿Cómo no te das cuenta que por donde vas no se va a ninguna parte? Serenidad, no hay inyecciones de madurez. Lo que uno puede hacer, es ser una referencia, un ejemplo para ellos. Exigir en lo que tengamos que hacerlo. A los 24 años hay cosas en las que exigir. Por ejemplo, en cosas de orden personal, hacer la vida más fácil en casa, ayudar en cosas concretas etc. Que él note que usted no ha bajado el nivel de exigencia, teniendo en cuenta siempre la edad que tiene. Que usted no quiere que la casa se convierta en una pensión. Que hay que trabajar. Hay que procurar no ser pesada, pero no darse por vencida. Antes o después, terminará madurando y usted estará donde él la necesite. Hay padres que se dan por vencidos y cuando maduran los hijos ya han roto todos los canales de comunicación con ellos. ¡Animo, fomente la esperanza en su hijo!

Foto vía: Jiuck vía photopin cc

comments