¿Y AHORA QUÉ HAGO?

Vivimos en una ciudad costera. Cuando los niños eran pequeños compramos una casa en la playa. Ahora los chicos, sobretodo lo dos mayores, están en plena pubertad y me parece que pasarse todo el verano en la playa no es que sea lo mejor para ellos. ¿Pero que hacer? Así tenemos organizada nuestra vida. Si vendemos  la casa, no tenemos donde ir. He de decirle con sinceridad que no me encuentro contenta. Tengo la sensación de que estoy haciendo las cosas mal. Pero, por otra parte, es muy costosa la decisión de vender. ¿Cree que les puede afectar tan negativamente como yo pienso o estoy exagerando?

Comprendo perfectamente su sensación. Deshacerse de una casa de veraneo es una cosa que cuesta trabajo. Conoce uno a mucha gente. Parte de su vida, especialmente en el verano, ha tenido lugar  allí, e incluso, la zona esta llena de  recuerdos de su familia y de sus hijos. Por otra parte usted, por lo que me dice, ve que  por la edad que tienen los niños, sus hijos, no es el mejor lugar para pasar el verano. Creo que si quiere dar una educación coherente y, por tanto, que incluya la educación en la Fe, efectivamente, no es el mejor sitio para pasar el verano. He visto personas deshacerse en un veraneo. No solo jóvenes o adolescentes. No solo los hijos, qué es lo que a usted le preocupa, sino matrimonios que se han venido abajo. Muchas playas y el ambiente que las rodea son sitios donde todo vale. Se vive de una manera tremendamente superficial. Cuando esto ocurre, las posibilidades de que el ser humano entre en una cuesta abajo como persona, son bastantes. No le estoy hablando de teorías, sino de lo que yo he visto. Muchas personas muy buenas no se dan cuenta, o no quieren ser conscientes de ello, pero las cosas son como son. Yo solo les pediría que se preguntase donde están los límites en su vida. Y cuales son los valores en los que quiere educar a sus hijos. Cuando los hijos viven sin límites, es imposible educar. La educación  se da cuando hay una cierta exigencia. Si piensa como me ha dicho- creo que está en lo cierto- le recomiendo que no veranee en ese sitio. Para hacer eso comprendo que hay que exigirse. Pero, visto desde el punto de vista positivo, puede ser un buen momento para crecer en la virtud de la fortaleza.

Foto vía: supershaggy vía photopin cc

comments