USO DEL DINERO

A  mi hijo, tiene 10 años, con motivo de las fiestas de Navidad y Reyes le han regalado los familiares una cantidad considerable de dinero. Está gastándoselo sin ton ni son. Pero como yo no se lo he dado, no quiero intervenir. ¿Usted cree que debo de hacerlo? 

Yo creo que debe  intervenir, lo que esta claro es que ese dinero puede tirar por los suelos parte de la labor educativa que  usted ha hecho con su hijo. Por tanto, yo creo que debe pedirle el dinero y hablar con él de la necesidad de gastar con orden, en las cosas que se necesiten, no en superfluas, y hablar también de  la necesidad del ahorro. Luego, se lo va dando cuando  sea necesario. Si  los parientes se enteran que usted ha cogido su dinero, lo explica con toda claridad: Me ha servido para enseñarle el buen uso del dinero. También debe de decirle que el ahorro sirve para cuando necesite cosas que sean necesarias y que ahora no necesita.

Además será bueno hacerle ver lo que cuesta ganar dinero. Todo esto tiene como finalidad  saber utilizar los bienes que uno tiene, pero no quedarse pegado a ellos. Ese es el aspecto en el que hay que insistir a la hora de educar en el uso del dinero. En que este es un medio, no un fin, en la vida de las personas. Y como tal, ni debe uno apegarse, ni derrocharlo. Paralelamente, habrá que hablar de generosidad con lo que uno tiene. 

Muchas veces nos cuesta educar en el dinero, porque somos los padres los que  lo consideramos un fin, no tenemos dominio sobre  el, y además lo gastamos en caprichos. Así es imposible. Si además no somos generosos, usted me dirá. Volviendo a lo anterior me gustaría decirle, que los regalos que les hacen a nuestros hijos no deben servir nunca para maleducarlos. Nosotros como padres no lo debemos permitir.

Foto víat: Michigan Municipal League (MML) vía photopin cc

comments