EDUCAR EN LA FE

Estoy preocupado viendo la confusión que reina en el ambiente en el terreno de los valores. Es por ello que  a mi me gustaría que me dijese que debo hacer para educar a mis hijos en la Fe. ¿Cómo hacerlo para que sea eficaz lo que les digo?

El catolicismo es vida, por tanto, la mejor forma de transmitirlo es viviéndolo. Que vean sus hijos que vive lo que la Iglesia nos dice. Una de las primeras formas de aprendizaje es la imitación.  Que noten que Dios influye en su vida, en su día a día. Con alegría. Sin quejarse. Una de las cosas que más daño hace a la hora de educar en la Fe es la queja. Como nos descuidemos, nos podemos pasar el día quejándonos. Con lo cual, con nuestros hechos, lo que les estamos diciendo es que no aceptamos lo que Dios quiere o permite para nosotros.

Que le vean leer el evangelio, dos minutos, tres minutos al día pero todos los días. Muchos cristianos son tremendamente tibios porque no han leído nunca el Evangelio. No me diga que no tiene tiempo.  Hay que dar a conocer al verdadero Jesucristo, no una idea falsa de El.

El Evangelio nos terminará dando una imagen real. No haga las cosas para que le vean sus hijos. Pero tampoco se esconda. Hágalo como las haría si usted viviese solo. Ellos terminaran notando su forma de vivir. Si lo hace para que le vean, se darán cuenta y, además de no ser educativo, pueden pensar que es una táctica. Después paciencia. La educación en la Fe exige constancia y paciencia por partes iguales. Lo importante es que usted viva de verdad como un cristiano y que le vean alegre. La trasmisión de la Fe se hace con alegría.  Demostrando a los demás que merece la pena vivir así. Por ultimo, celebrar las fiestas religiosas, explicando porqué lo hacen. Así que el domingo próximo postre especial en la comida.

Foto vía: palm z vía photopin cc

comments