ESTUDIAR MÁS Y MEJOR

Muchas veces tengo la sensación de que los esfuerzos que hago para que los rendimientos académicos de mis hijos sean buenos, no sirven para mucho. Me gustaría que me diese  algún consejo para poder ayudar a mis hijos a estudiar más y mejor. No se si será una pregunta muy genérica pero creo que es muy importante para muchas madres, a tenor de las conversaciones que mantengo a la salida del colegio.

Efectivamente es muy importante que la ayuda que se le presta a los hijos sea lo más eficaz posible. Yo le voy a hablar de dos facetas que creo que son básicas para trabajar bien y para que ese trabajo haga madurar a las personas:  El orden y la constancia.

Se que vivir el orden no es fácil. Una persona ordenada multiplica su eficacia  y  su utilidad a la sociedad.

El ser ordenado, generalmente, consiste en vivir pequeñas cosas: cuidar la hora de ponerse a trabajar, en este caso a estudiar, tener todo lo que se va a utilizar y que no haya necesidad de levantarse cada poco tiempo, hacerlo en el sitio oportuno y alguna cosa más. Con la constancia ocurre lo mismo. Se trata de una virtud que hace madurar mucho a la persona. Generalmente, una persona ordenada y constante, rinde mucho más y mejor sus talentos que una persona mejor dotada intelectualmente. En definitiva, se tarta de que estudie los tiempos que de antemano usted y sus hijos han decidido que van a dedicar a estudiar.

Eduquemos a nuestros hijos en el orden y la constancia y tengamos por seguro que los estamos educando en el trabajo bien hecho. Debemos hacerlo de manera amable, de forma que los chicos no terminen detestando las virtudes. Muchas veces lo hacemos de manera tan insistente, tan agobiante, que podemos conseguir el efecto contrario. Tenemos que tener en cuenta que el grado de inteligencia de nuestros hijos, no está en nuestras manos, ni en las suyas. Lo otro si.

Fuente vía: OREALC/UNESCO Santiago vía photopin cc

comments