ELLA TOMA LA INICIATIVA

Cada vez es más frecuente que en las películas o en las series de TV, se vean a muchas mujeres que toman la iniciativa en el terreno sexual. Parece que quieren realizar el rol que siempre ha adoptado el hombre, quizá como consecuencia de la lucha por la igualdad que actualmente vivimos.

La igualdad está de moda, no está socialmente aceptado definir roles distintos para el hombre y la mujer en ningún campo, y en el sexo mucho menos: a poco que alguien sugiera algo, es tachado de machista. No se olvide que gran parte de la lucha por la igualdad está focalizada en intentar hacer ver que, en el terreno de la sexualidad, la mujer se comporta igual que el hombre. Que a los dos les interesa el sexo por el sexo; el sexo sin tener un por qué; sin motivos. Los medios de comunicación entran en el juego de la ideología y de lo políticamente correcto para que el comportamiento de la mujer sea igual que el del hombre. 

En eso estamos: en que la mujer en terreno de lo sexual imite al hombre. Las imitaciones pocas veces dan buen resultado; casi siempre el original tiene más calidad que la copia (¡también en las películas!). Lo auténtico suele ser mejor que los plagios. Muchas mujeres, no sin ciertas dudas, se han lanzado a imitar esos comportamientos influidas por la presión social que, dicho sea de paso, es muy fuerte. Por el deseo de no ser rara, por demostrar libertad, por gustar. Y alguna de ellas ha manifestado que, imitando al hombre, se han sentido raras, como si no fueran ellas, o un “hombre de segunda división”. Pretender que las mujeres se comporten como hombres en el terreno sexual, es otra muestra de machismo sibilino que las feministas deberían denunciar.

Indudablemente gustar -junto a no ser rechazada- es de lo que más desea la mujer en la relación. Sin embargo,  actuar de esa manera en la sexualidad, puede ser un poco arriesgado. Se puede pensar que una gusta porque el otro lo pasa bien, pero quizá no se guste especialmente, sino que al otro le gusta hacer lo que le dejas. Tomar la iniciativa, o dejarse llevar sin más, es una mala táctica

El hombre necesita valorar a la mujer que le gusta y también saber si es capaz de conquistarla. A veces se oye: “Dile que no, y si sigue contigo, es que le gustas”. Saber que alguien sigue contigo o va a por ti, a pesar de las dificultades, es una buena forma de empezar una relación personal. Lo otro quizá sea una manera de comenzar una relación sexual. Es muy probable que en el momento en que se termine el sexo, se termine la relación.

No se intentó que hubiera una relación persona a persona, sino solamente cuerpo a cuerpo.

Foto vía: Por mi tripa... vía photopin cc

comments